Son trastornos psicológicos con graves consecuencias físicas. Las personas que lo sufren adoptan conductas de alimentación anómalas, como respuesta en general a su insatisfacción personal con la imagen corporal, llegan a poner en riesgo su vida.

Afectan a todo tipo de personas independientemente de la situación socioeconómica y cultural. Son más frecuentes en el sexo femenino, aunque en los hombres también. Afectan a cualquier edad, mas en la pre-adolescencia, debido al momento vital de cambio y búsqueda de la propia identidad.

Es un proceso que se inicia sutilmente y puede pasar desapercibido en un primer momento.

La comida se convierte en el eje central de sus preocupaciones y progresivamente va olvidándose del resto de los aspectos de la vida.

  • ¿Qué causa los trastornos alimentarios?

    Numerosas investigaciones demuestran la existencia de una compleja interacción entre diferentes factores como psicológicos, genéticos, ambientales, sociales y familiares, teniendo todos una enorme influencia sobre la persona.

    Así mismo, se ha demostrado que el término “imagen corporal” juega un papel fundamental y decisivo en los trastornos de la conducta alimentaria.

    Las personas que padecen trastornos alimentarios prestan más atención y dan mayor importancia a la imagen y opinión que los demás puedan tener sobre él o ella que a su propia valía, suelen ser muy críticos consigo mismos y sus emociones y pensamientos se caracterizan por ser extremos.

    La familia de estos enfermos con TCA siempre está implicada en el trastorno alimentario, ya sea directa o indirectamente. Es difícil lograr un buen resultado en el tratamiento si no contamos con el apoyo familiar y la correspondiente colaboración terapéutica pues, en muchas ocasiones, es necesario modificar el funcionamiento familiar.

  • Señales de alerta

      • Las relaciones familiares se vuelven conflictivas, principalmente en temas relacionados con la comida.
      • Dificultades en el reconocimiento y en la expresión adecuada de las emociones.
      • Problemas relacionados con la baja autoestima.
      • No funcionan los consejos y nunca cumplen con el acuerdo de ‘si voy a comer más’ o ‘voy a ganar peso’
      • Sus analíticas durante mucho tiempo están normales. No lo podemos tomar como signo prioritario, lo mismo que el IMC, sobretodo en casos de bulimia.
      • En el caso de que tengan pareja, se estrecha esta relación y las apartan del grupo social, estableciendo con ellas una relación de dominancia.

  • Tratamiento

    Evidentemente en USTA creemos que los trastornos de la conducta alimentaria se pueden superar y la experiencia así nos lo corrobora.

    USTA cuenta con un equipo multidisciplinar, compuesto por Psicólogos, Psiquiatras y Nutricionistas, con unos objetivos y un programa para las personas afectadas de TCA los cuales son:

    • Instaurar pautas y hábitos alimentarios normales, adquiriendo actitudes positivas hacia la alimentación, el peso y volumen corporal, también mejorar la autoestima, conseguir habilidades para el control emocional, desarrollar competencias sociales y de adaptación familiar.
    • Estabilizar el peso.
    • Contención y medidas mínimas de control, que han fracasado en el entorno familiar. Extinguir el patrón de control-descontrol, típico de estos trastornos.
    • Servir de puente de enlace entre un régimen hospitalario y un régimen ambulatorio. Prevenir recaídas.
    • Formas, asesorar e implicar de forma más directa a las personas aquejadas y a sus familiares en el tratamiento.• Trabajamos haciendo una Psicoterapia cognitivo-conductual, donde la finalidad última y más importante es conseguir que el enfermo recupere la independencia y el control de su vida.

    ¿Necesitas resolver tu problema? ¿Quieres poner fin a tu trastorno alimentario? Contacta con nosotros, no esperes más, podemos ayudarte, somos expertos en el tratamiento de trastornos alimentarios.