Nuevo trastorno alimentario, consiste en no comer para beber alcohol y no subir peso.

Alerta sobre los riesgos de este trastorno que mezcla la anorexia y el alcoholismo, reemplazando las calorías que tiene la comida por las que aportan la bebida, esta “moda” se extiende sobre todo y una vez más entre las chicas y doblemente preocupante porque el hígado femenino sufre más por el alcohol.

Es un trastorno menos conocido, se padece en silencio y difícil de identificar, es peligroso a nivel nutricional, funcional y cognitivo.